La boda en el Huerto de Montesinos de Laura y Borja

Cuando hablé con Laura y Borja por skype sobre su boda en el Huerto de Montesinos y me contaron lo que tenían en mente, supe que habría un antes y un después de esa Cactus Wedding Party. Y obviamente no me equivoqué lo más mínimo.

Ellos son MADE, un estudio de diseño y arquitectura con un gusto exquisito no solo en proyectos y construcciones, si no también en hacer las cosas bonitas, en música y en todo lo que se les ponga por delante.

El Huerto de Montesinos fue testigo y protagonista de un día redondo. Una hacienda valenciana de 1904 que los invitados conocerían únicamente en el momento de pisar su tierra, ya que se lo ocultaron hasta ese mismo día para mantener una incertidumbre total.

Una boda al aire libre en Valencia

El cien por cien de su boda en Valencia fue en la calle. Se vistieron juntos en casa junto con su bebé para después trasladarse a la finca donde comenzarían su boda con una ceremonia al aire libre. El cóctel fue largo y el toque valenciano se dejó ver con paellas y fideuás, como no podía ser de otra forma.

Las mesas respiraban mar por los cuatro costados, con centros decorados con arena y cactus de mil y una formas. La música no cesó en ningún momento y la playlist que Laura y Borja habían preparado minuciosamente para todos los momentos de su boda en el Huerto de Montesinos, dio paso a un concierto de Indian Hawk, una banda valenciana que puso el ritmo en nuestras venas a ritmo de folk, rock y música americana. Por si fuera poco, sus amigos les sorprendieron cantando Saharabbey Road de Vetusta Morla a golpe de ukelele, ¡todo un momentazo!

Hicieron y diseñaron con mimo cada uno de los detalles de la boda, desde las minutas y el seating plan con nombres de playas apetitosas, ​hasta el envoltorio de los cactus que regalarían a sus invitados. Por si fuera poco, editaron un magazine que dejó a todos sin palabras, al igual que los tatuajes con forma de cactus que fueron un triunfo total.

Pero llegados a este punto, he pensado que en vez de seguir contándote cómo fue, es mejor que puedas revivirlo. Mil gracias Laura, mil gracias Borja y mil gracias al pequeño Álvaro por cuidarnos tanto y hacerlo todo tan bonito y fácil. Volando de nuevo a esta boda en el Huerto de Montesinos en tres, dos, uno… ¡MÚSICA!