La boda en la Finca Villa María de Men y Pelayo

La boda en la Finca Villa María de Gijón de Men y Pelayo fue por excelencia la boda más romántica de la historia y eso lo supe desde el momento en que Men me llamó por teléfono por primera vez. Llevaba años imaginando la boda de sus sueños y estaba a pocos meses de conseguirlo.

Men y Pelayo se conocen desde hace media vida y por suerte su relación siempre se ha impuesto a todas las mareas. Se quieren, se admiran y son dos personas maravillosas, de ahí que su boda fuera pura emoción y los sentimientos estuvieran a flor de piel de principio a fin.

La Finca Villa María fue testigo de su amor y fue el enclave perfecto para un día tan especial. Querían una boda romántica donde las luces, la música y las flores fueran las protagonistas y así fue. Las bodas de verano al aire libre y al atardecer tienen un encanto especial y el tándem entre Pando Floristas y Global Rent hizo que viviéramos por un día en un cuento de hadas.

Una boda bajo un cielo de estrellas en la Finca Villa María de Gijón

Se prepararon rodeados de sus mejores amigos y de su familia más cercana. Pelayo empezó en el Hotel Moderne de Gijón y eligió para su boda un traje de la Sastrería Plácido que acompañó con una corbata y unos zapatos de Lottusse.

Men por su parte se preparó y vistió en la misma finca, en una habitación de grandes ventanales y techos altos, desde la que veía cómo llenaban de flores el que sería el lugar de su ceremonia.

Raquel Fernández de Bobbi Brown fue la encargada de maquillarla, mientras que María Montes de Manuel Mon quien la peinó. Su look de novia romántica lo completó con un vestido de encaje y tul de Pronovias, unos zapatos rosa palo de Giuseppe Zanotti y un ramo hecho también por Pando. Men fue una novia velada y llegó al altar con el rostro cubierto, protagonizando uno de los momentos más bonitos del día llegando del brazo de su madre.

La ceremonia fue muy emotiva y dio paso a un cóctel amenizado por la banda de jazz Doctor Bogarde que tocó música en directo para el disfrute de todos los invitados, mientras que el Catering Real Balneario de Salinas servía el aperitivo.

Para el banquete, Men tenía preparada una sorpresa con la que dejó boquiabiertos a todos, incluido Pelayo, ya que mientras que los invitados flipaban con la decoración de luces que habían preparado, ella se cambió de vestido y de peinado con la ayuda de Lucía Calzón para sorprenderlos a todos. Con la ayuda de Héctor Torra, que se encargó del vídeo, organizamos un #firstlook más íntimo entre ellos antes de dar paso a la cena.

El baile a cargo de la banda de rock Los Testigos y de DJ Nack puso punto y final a un día maravilloso en el que no faltó ningún detalle, incluidos Men y Pelayo poniendo helados a sus invitados.

Como fotógrafa de bodas en Burgos, ser por un día fotógrafa de bodas en Gijón y conocer a una pareja como Men y Pelayo ha sido una experiencia que jamás olvidaré. Gracias, gracias y gracias por vuestras palabras bonitas, por vuestro amor incondicional y por quereros siempre tanto a pesar de todo.