La boda en la Finca Santa Rosalía de Lau y Alfon

Una de las bodas más especiales que he hecho en estos años como fotógrafa de bodas es la boda de Lau y Alfon en la Finca Santa Rosalía. Porque trabajar en plena naturaleza junto con tus personas favoritas mientras ves cómo se casan tus amigos es un plan imposible de rechazar. Además, su reportaje de pareja en Burgos fue la antesala de lo que estaba por llegar.

Para su boda al aire libre en Santa Rosalía, Lau y Alfon prepararon un fiestón que dos años después recordamos prácticamente a diario. Muchas flores, mucha música, gente guapa y, lo más importante, sus mundialmente conocidas caretas de oso panda. Porque amenizar tu baile nupcial con esta canción de Lendakaris Muertos no está a la altura de cualquiera.

David de Cultura de Flor fue el encargado de llenar de pampas, peonías y proteas la ceremonia, el cóctel y el ramo de Lau. Consiguió dejarnos a todos mudos y se convirtió en su decoración más demandada desde entonces. Marta y Jessi de Lady Frambuesa se encargaron de que todo estuviera bajo control, junto con Carlos del equipo de Santa Rosalía.

Lau, como no podía ser de otra forma, diseñó sus dos tocados bajo su firma La belleza está en la cabeza. Eligió un vestido de dos piezas de Clara Brea abotonado de arriba a abajo con abrigo, junto con unos tacones burdeos de Just Ene. Llevó un melenón al viento a cargo de Grupo Dos y un maquillaje natural de Marta Gómez. Alfon no se quedó atrás y su traje azul marino lo complementó con un chaleco de cuadros en tonos tierra y un boutonniere de Lau.

Despedimos el verano con esta ceremonia al aire libre en Burgos que, por una vez, no dejó helado a nadie, para pasar a un cóctel en la zona de la ermita y la comida ya sentados. El colofón final fue en los jardines de la Finca hasta que se apagaron las luces, incluido un dinosaurio posando en el photocall.

Una boda al aire libre rodeados de wagyus y viñas

Si hay una finca en Burgos que rebosa naturaleza por cualquiera de sus esquinas es la Finca Santa Rosalía. Ubicada en el municipio de Vizmalo, casi haciendo frontera con la provincia de Palencia, es un lugar para perderse en busca del silencio.

Se dedican a la cría del wagyu y de la perdiz roja desde hace más de veinte años, elaboran su propio vino ecológico y cuidan todo de tal manera que ir de visita debería ser obligatorio al menos una vez al mes.

Trabajar allí es como estar en casa, ya que el equipo humano que forma parte de la Finca Santa Rosalía es especial y hacen que en este caso las bodas, sean verdaderas fiestas donde poder disfrutar de una comida que no deja a nadie indiferente en un entorno inigualable.

¡Hola, hola! Esta web utiliza cookies para que tu experiencia sea la mejor posible :)    Info
Privacidad
Abrir chat