La boda en la finca La Estación de #UnaBodaDeseada

Cuando vi por primera vez la finca La Estación supe que quería casarme allí. Así que cuando Bea y David me contrataron, me hicieron la persona más feliz del mundo y deseé con todas mis fuerzas que su boda llegara ya.

La Estación está en Otero de Herreros, un pequeño pueblo en la sierra entre Madrid y Segovia. Es un lugar poco convencional: una antigua fábrica de ladrillo con su propia estación de tren. Una finca industrial y especial a partes iguales, donde las bodas tienen un toque urbano y a la vez vintage.

Para su look de novia Bea se decantó por dos vestidos: el primero confeccionado por Raquel Ferreiro y el segundo por De Arroyo Atelier. Del peinado y el maquillaje se encargó Paloma Baena, con un tocado de La Unike y unos pendientes de Acus Complementos. Por su parte, David eligió un traje de Félix Ramiro.

La ceremonia fue a mediodía en la Ermita de la Virgen de la Adrada, a escasos minutos de la finca. De la decoración floral del pórtico y del interior, así como del ramo de Bea, se encargó Diana de Loving Lavanda. De allí se trasladaron hasta La Estación donde disfrutaron de un cóctel al aire libre amenizado por el grupo cubano Los D’Orlando con un final inesperado: una tormenta de verano. Lejos de arruinarles la fiesta, les hizo bailar bajo la lluvia como si no hubiera mañana.

Tanto el cóctel como la comida fue a cargo de Artigot Catering y High Volume Event fueron los artífices de las luces y el sonido. El baile nupcial fue una coreografía perfecta de September de Earth, Wind & Fire rodeados de bengalas. Y además, para el cierre de fiesta, contaron con Ohlalá Fotomatón para el disfrute de sus invitados. ¡Un gran día difícil de olvidar!

#UnaBodaDeseada, el blog que Bea creó en la pandemia

Cuando Bea y David tuvieron que posponer por el coronavirus su boda en la finca La Estación, ella decidió crear un blog de bodas. En él acogió a todas esas parejas que estaban en su misma situación.

Tras tener que aplazar su boda, Bea se dio cuenta que no había ningún blog de boda especializado en aquellas que habían sido aplazadas por la pandemia. Fue entonces cuando sintió la necesidad de empezar a escribir para todas esas parejas sobre cómo serían estas bodas a partir de ahora y buscar también testimonios similares al suyo.

Ha ido contando cómo ha sido la organización de su boda en la finca La Estación, desde la búsqueda de proveedores hasta la confección del vestido. Y, además de su propio contenido, ha dado voz a parejas y profesionales para que cuenten de primera mano cómo lo han vivido.

Todo un proyecto que aun sigue en pie y en el que por fin ha podido hablar sobre #UnaBodaDeseada real y cercana, ¡la suya!

Gracias por tanto y gracias por todo, queridos!

error:
¡Hola, hola! Esta web utiliza cookies para que tu experiencia sea la mejor posible :)   
Privacidad
Abrir chat