La boda en el Palacio de Huérmeces de María y Diego

La boda en el Palacio de Huérmeces de María y Diego apuntaba maneras desde el día que nos pusimos cara en su preboda en Burgos. Son la mítica pareja ideal. Que se quieren y lo muestran, que son sanos, humildes, alegres y bien guapos, todo hay que decirlo.

A los diez minutos de conocerlos, ya los quieres. Y es que se dejan querer. Son esas personas que en media conversación ya parece que los conoces de toda la vida. Y eso, a los fotógrafos de boda en Burgos o en cualquier ciudad, nos ayuda mucho y nos hace bastantes felices.

Una boda en el Palacio de Huérmeces y muchas flores

Al igual que muchos fotógrafos en Burgos, no hay temporada en la que el calendario no me marque una boda en el Palacio de Huérmeces. Podría decir que me conozco sus rincones a ciegas y es que trabajar allí con el equipo de Mahercatering es todo un lujo.

María y Diego decidieron que en su boda habría felicidad y muchas flores, para lo que contaron con el trabajo de David Ruiz de Cultura de Flor, un genio de los pies a la cabeza con una creatividad brutal en lo que a flores se refiere.

Para empezar por todo lo alto su boda en el Palacio de Huérmeces, María lucía una bata de flores de Kimonos de novia que dio paso a un vestidazo de Pronovias que quitaba el hipo, rematando el look con un tocado de Le Touquet y unos pendientes de Carat London.

Diego no quiso ser menos y no dejó indiferente a nadie con un traje de Savile Row London, con el nombre de su padre bordado en el interior de la chaqueta, para que de algún modo estuviera presente en su gran día.

No mentiría si digo que en la boda en el Palacio de Huérmeces de María y Diego fue donde hice la que considero mi mejor foto desde que tengo uso de razón y la boda donde más he reído, llorado y bailado.

Gracias infinitas durante un millón y medio de años luz ♡