El reportaje de comunión en Burgos de Alejandra

El reportaje de comunión en Burgos ya no es tan clásico, si no una forma de que los pequeños disfruten de un rato en familia. Por eso, y alejados de las formas clásicas de los reportajes de comunión como el mío por ejemplo, las familias dan cada vez más voz a los niños y los hacen partícipes de todos los detalles de su gran día, entre ellos las fotos que formarán parte de esta etapa de su niñez.

Me acuerdo cuando hice la Comunión que a mi madre la dieron a elegir unas diez o quince fotografías vistas en una pantalla pequeña de ordenador. Cuatro años después a mi hermana lo mismo y era lo que se llevaba. Por suerte, ¡las cosas han cambiado!

Alejandra y su reportaje de Comunión en Burgos

Cuando Alejandra llegó a la oficina con sus padres para encargar la decoración y el candy bar a las chicas de Lady Frambuesa, tenía claro hasta los colores de las gominolas que quería que formaran parte de la mesa dulce. Por si fuera poco, quería que su reportaje de comunión en Burgos se trasladara un poco más al norte hasta la playa de Suances.

Cuando su madre me llamó para hablar sobre el reportaje y al ver que por tiempo no podríamos tener las fotos y el álbum justo para el día de la Comunión si esperábamos a un día libre para poder viajar, decidimos cambiar de opción. Buscamos un lugar lo más parecido posible a la playa que pudiera gustar a Alejandra tanto o más como la playa y así poder tener un reportaje de Comunión en Burgos distinto y rodeada de sus padres y hermanos.

Si quieres ver parte del resultado, ¡mira aquí abajo!